Personalidad de Marca vs Identidad de Marca

 

Indudablemente, cuando se trata de branding o desarrollo de marca, Personalidad e Identidad de Marca  son dos de los conceptos peor entendidos y más confundidos entre sí.

Sin embargo, es importante tenerlos claro, porque de este modo veremos la organicidad y complejidad de lo que significa una marca personal.

 

Un poco de definiciones

 

La Personalidad de Marca es el conjunto de emociones, sentimientos, rasgos, cualidades que son impresos en la marca. Su “manera de ser”.

Efectivamente, es un intento de humanizar la marca. Como se explica en el artículo sobre Tu Marca no es un personaje de ficción, la gente quiere interactuar con personas, no con frías, anónimas y deshumanizadas corporaciones. O, al menos, quiere interactuar con entidades con emociones.

La Identidad de Marca, por otro lado,  son aquellos factores tangibles que impresionan directamente a los sentidos. Se trata de logos, colores, tipografías, slogans, frases, etcétera.

Mientras la Identidad de Marca puede variar en las distintas etapas del ciclo de vida de la marca, la Personalidad permanece esencialmente igual, si ha sido correctamente establecida desde el principio.

La identidad de marca engloba aspectos lógicos. La personalidad de marca aspectos más emocionales.

 

¿Por qué necesitas una personalidad de marca?

 

  • Atraes al cliente que quieres. Así como a nosotros nos gusta reunirnos con personas afines, también nos sentimos atraídos con marcas de personalidad afín. Si quieres atraer a deportistas, por ejemplo, dale a tu marca una personalidad activa, audaz, intrépida y retadora.
  • Permanecerás en la memoria de tus clientes por las sensaciones emocionales producidas. Es un hecho establecido que ni las palabras ni las imágenes permanecen en la memoria por mucho tiempo sin no van aparejadas con emociones.
  • Apalanca credibilidad y confianza. Intuitivamente sabemos que crear una personalidad de marca lleva tiempo, por lo que el estar frente a una marca con personalidad bien establecida nos genera confianza.

 

¿Por qué necesitas una identidad de marca?

 

  • Te diferencia de tu competencia. Los atributos como colores, tipografías, logos apelan a sensaciones en las personas que son diferentes para cada marca. La dorada paloma de Dove nunca será confundida con el escudo azul de Safeguard.

  • Una fuerte identidad de marca produce una fuerte conciencia de marca. Con sólo mostrar en casi cualquier parte del mundo un checklist y una frase, ya sabemos de quien hablamos.

  • Amplifica el reconocimiento de la marca. Es indudable que cuando vemos los colores y logos de la Coca-Cola, pensamos en Coca-Cola y no en Pepsi-Cola. No tenemos siquiera que ver el nombre para saber que se trata de esa bebida gaseosa específica.

 

¿Cómo se relacionan?

 

Podemos decir que la Identidad es de naturaleza activa, cómo queremos ser percibidos como empresa o persona.

En tanto que la Personalidad es de naturaleza pasiva, las cualidades esenciales e inherentes de nuestra marca.

Es indudable que ambos conceptos deben ir de la mano. Si tienes una marca con personalidad protectora, familiar sería insólito aparejarla con logotipos de calaveras, slogan como “Más fuerte que el odio” y cosas por el estilo.

La expresión externa de nuestra Personalidad de Marca se hace a través de nuestra Identidad de Marca. Clic para tuitear

 

Ambas deben ser congruentes y coherentes.

Conclusión

 

Trabaja primero en la personalidad de tu marca. Inyéctale atributos y cualidades propios de tu personalidad que sabes que le parecerán atractivos a tus clientes ideales.

 

Si bien es cierto que tu marca debe ser auténtica, imbuida con tus propios rasgos de personalidad, escoge aquellos que atraerán a tu cliente ideal.

 

Luego, trabaja en la expresión externa de esas cualidades, es decir, en la Identidad de la Marca. La forma en que las emociones y cualidades de tu marca entrarán en el sistema sensorial de tu audiencia.

Escoge colores, tipografías, estilos fotográficos y de imágenes acordes con los valores que quieres transmitir.

Si puedes permitírtelo, es preferible que dejes el diseño de tu logotipo en manos de un diseñador gráfico. Ellos manejan toda la teoría acerca de la transmisión de emociones.

Lo mismo va para las imágenes de tu sitio web o redes sociales, sobre todo donde aparezcas tú. Si puedes, contrata a un fotógrafo profesional.

La Personalidad e Identidad de tu Marca son los mismos cimientos de ella. Tómate el tiempo y los recursos que estimes necesarios para hacerlo correctamente. Clic para tuitear

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.