¿Sólo Redes Sociales para mi negocio?

 

 

Hasta ahora, contando sólo con las redes sociales como plataforma para tu negocio ha aportado beneficios a tu marca. Pero te pregunto..

 

¿Fuiste uno de quienes la pasaron mal el pasado 13 de febrero de 2019 cuando la plataforma de Instagram colapsó, llevándose a miles de seguidores de miles de cuentas a nivel mundial? Clic para tuitear

 

Si es así, espero que la celebración del Día del Amor al día siguiente te haya devuelto el ánimo.

 

Además del hecho de que Instagram se disculpó y solucionó el problema en menos de 24 horas.

 

Pero aun así, quedamos preocupados. ¿Y si Mark Zuckerberg decide un día convertirse en monje y vender su Ferrari?

 

Pero seamos más prácticos ¿Y si Zuckerberg es encerrado o inhabilitado por hechos como el Escándalo de Cambridge Analytica o cualquier otro escándalo por venir?

 

¿Tampoco es muy probable?

 

Tal vez estés en lo cierto.

 

Pero imagina tan solo que se hicieran permanentes las pruebas de los pasados meses de noviembre y diciembre de 2018, cuando Instagram en una actualización de la interfaz cambió el scroll temporalmente a una forma horizontal y no como tradicionalmente se hacía de manera vertical.

 

Miles de personas hacen un trabajo de diseño gráfico para tener unas cuentas atractivas como estrategia de marca. Toman en cuenta, entre otras cosas, este scroll horizontal. Un cambio en ésto, implicaría cambiar toda una estrategia de diseño e incluso de marketing, por este simple cambio insignificante desde una perspectiva global.

 

Algo más profundo, como un cambio de algoritmo, ni te digo… ¡Caos total!

 

Instagram, Facebook, Twitter y las otras plataformas de redes sociales tienen dueños que son, a su vez, dueños de lo que publicas y de tus interacciones personales en sus plataformas. Inevitablemente impondrán las reglas de cómo debes hacerlo.

 

Es su derecho como propietarios.

 

Y la cruda realidad es que debemos jugar según las directrices y las reglas de los propietarios de las plataformas sociales.

 

¿Me alejo de las redes sociales?

 

¡Pero no me malinterpretes!

 

No pretendo ser un iconoclasta en contra de las redes sociales ni de sus dueños. Y realmente me aburren las teorías conspirativas

 

Creemos que las redes sociales son un maravilloso medio de relacionarse y de generar oportunidades de negocios. Son el medio idóneo de generar empatía y confianza, fundamentales a la hora de cerrar negocios con alguien que no conoces personalmente. De eso no hay duda.

 

Por otra parte, con un sitio web, además de llevar a cabo estrategias que te permitirán específicamente vender (recuerda que la redes sociales no son primariamente un medio de ventas) también te hacen dueño y señor de lo que haces y cómo lo haces. Y, algo fundamental, de la manera en que te relacionas con tus visitantes y seguidores.

 

Por ejemplo, en una web puedes construir una lista de correos, que es una base de datos de suscriptores a quienes les parece que tu sitio o algo que les has ofrecido es genial. Puedes ir educándolos para llevarlos de una manera provechosa para ellos a tu fin, que es el de lograr que contraten un servicio o adquieran un producto que ofreces.

 

En una web, si analizas el comportamiento de tu audiencia y tus resultados, puedes decidir si tu estrategia funciona o no. Entonces decides reforzarla o cambiarla por otra. Eres tú quien decides el camino y la manera en que vendes. No un tercero.

 

En las redes sociales las pautas de tus estrategias las pone la corporación dueña de la plataforma. Porque ella también condiciona la forma en que se comportan los visitantes de ella. En el fondo, tú no decides.

 

La palabra clave aquí es decides.

 

¿Y una web está exenta de problemas así?

 

Alguno podrá decir: “Pero el dueño de los servidores que alojan tu sitio web y a quien le compraste el dominio son los dueños de tu sitio”.

 

Pero eso es falaz. Ellos son tus arrendatarios, quienes te alquilaron tu local comercial. Pero tu marca, tu mercancía, tus valores y tus clientes y la forma en que te relacionas con ellos es tuya y sólo tuya.

 

¿Y si cierra o explotan los servidores de nuestro hosting? Bueno, si llevas a cabo buenas prácticas como la de hacer respaldos automáticos periódicos de tu sitio en la “Nube”, fácilmente podrás recuperar lo perdido.

 

O si un hosting ya no sirve a mis intereses, sencillamente lo cambio. Hay miles de ofertas.

 

Con las redes sociales es como si no fueras el dueño del negocio en donde trabajas, sino un empleado. Si la empresa cierra, hay cambios de dueño, cambio de política, reducción de costos, te puedes quedar sin empleo. Clic para tuitear

 

Aunque si lo haces bien, el dueño de la empresa te recompensa con comisiones, bonos, etcétera.

 

Mira este escenario

 

Imagínate con cientos, miles, decenas de miles de seguidores en Instagram o Facebook o Twitter. Crear esa comunidad te ha costado y te conocen a través de esas plataformas. Si ellas colapsan te quedarás sin seguidores. Y será muy, muy difícil recuperarlos.

 

Con una lista de suscriptores, por otra parte, tienes una comunidad que sabe quién eres por todo el valor que les has dado desde tu sitio.

 

Si las plataformas de email marketing, como MailChimp,  se vienen abajo, estos suscritores ya enamorados y cautivados por tus excelentes y precisas estrategias de “lead nurturing” sencillamente vuelven a tu sitio a suscribirse de nuevo con el nuevo servicio que estés usando.

 

Y ese enganche se ha logrado porque el contenido de tu web está todo el tiempo que tú desees disponible para tus visitantes y puedes modificarlo como quieras. El contenido en las redes sociales es dolorosamente efímero.

 

Y es un hecho conocido que en muchas cuentas de redes sociales con miles y decenas de miles de seguidores, sólo una ínfima minoría de ellos pueden considerarse que realmente tienen interacción con el titular de la cuenta. Aunque el número de seguidores con interacción o no es un factor determinante (aunque cada vez menos) para luego vender una imagen de “influencer“.

 

 

¿Acaso digo que una web es “mejor” que las redes sociales para el negocio?

 

En absoluto. Digo que son diferentes bestias que cumplen diferentes roles. Como se ha dicho, las redes no son para vender, son para conectar personas.

 

Esa conexión hará que se interesen en ti y en lo que ofreces. Entonces los conduces a tu web, donde los tomarás de la mano y los llevarás a un emocionante viaje educativo donde comprenderán por qué tú eres la opción más idónea.

 

Y sí, hay buenos profesionales que se mueven sólo por redes sociales con gran audiencia. Pero créeme cuando te decimos que esos profesionales están dejando un montón de dinero en la mesa por no tener una web. Clic para tuitear

 

Entonces…

 

La conclusión que se sigue es muy sencilla y hasta obvia.

 

El uso inteligente de un sitio web junto con las redes sociales brinda resultados más grandes que la suma de ambas partes.

 

Las buenas prácticas y estrategias en ambos ámbitos de la presencia digital se traducen en una sinergia que será irresistible para tu audiencia.

 

Déjanos tus comentarios y perspectivas abajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.